Un saludo para empezar.

18th January 2014 - Bienvenidos - Comments -

Hoy inicio este camino tan inhospito como es el de un folio en blanco.  Como en el título de esta entrada quiero en primer lugar saludarte. Puedo decirte un hola o un ¿Como estás? Pero siento que lo correcto es comenzar por presentarme.

 

Me llamo Benjamín y me dedico a retratar cosas y por supuesto, personas.  Me encanta la fotografía desde niño y he tenido la suerte de poder dedicarme a ella.  Durante muchos años he trabajado para empresas.  Durante otro he trabajado para mi mismo, pero no en pocas ocasiones, me he visto obligado a compatibilizar mi autentica vocación con otro tipo de trabajos.  En estos momentos, estoy lanzando la web, inicio un camino sin retorno como trabajador autónomo y exclusivo de la fotografía y como decirte...estoy nervioso.

 

No vengo de padre fotógrafo, ni de abuelos fotógrafos, ni tan siquiera tengo un tío fotógrafo.  Descubrí la fotografía como tantos a través de un regalo de mi padre.  Cuando cumplí 14 años me regalo una werlisa y desde entonces, no he parado de hacer fotos.

 

Te hablaré solo un poquito de mi formación.  Cuando pude, que no cuando quise, me matriculé en Formación Profesional, no sin haber pasado antes por varios cursillos de iniciación a la fotografía de esos que daban los ayuntamientos. Sí, aquellos que daban para los ociosos y las amas de casa.  Leí mucho sobre fotografía y cuando pude compré un equipo Zenit durísimo, todo manual, ningún automatismo y fué con aquel equipo, que para mi desgracia y desaliento, me fué robado en un descuido, con el que aprendí realmente fotografía.  No llegué a terminar la FPII que se llamaba entonces y comenzé a trabajar para una revista del sindicato UGT. Posteriormente, ya que aquello era cobrar tarde y mal, trabajé con una empresa de decoración realizando fotografías de sus exposiciones de muebles y algo más tarde, compatibilizaba aquello con un trabajo de fin de semana, que consistía en acudir a los eventos que celebraba una de las primeras empresas de busqueda de pareja de este país.  El trabajo era muy simple y divertido, solo tenía que acudir por los mejores hoteles de Madrid cuando ellos organizaban sus encuentros entre solteros, una especie de cócteles con mucha gente y realizar fotografías a los grupos...Bueno quizás de esta experiencia os cuente algo más en otro momento.

 

 Volviendo a la cuestión, un poco mas tarde, entré en contacto con la fotografía de boda y actos sociales, entré a trabajar para la empresa Ibérica de Fotografía, que tenía en exclusiva los desaparecidos Salones Orfeo de Madrid y ahí principalmente me curtí.  Fueron años de un trabajo intenso, realizaba un mínimo de cuatro reportajes semanales y en los meses de comuniones más de doscientas.  Como os podéis imaginar, el salario era bajo, pero me encantaba.  Lo que en un principio me deslumbró, con el paso del tiempo fué haciendose aburrido y empezé a cuestionarme el estilo del estudio, la rigidez de las poses, la falta de libertad al hacer los reportajes, la uniformidad de los mismos. ¿Si los novios son distintos, porqué sus reportajes deben ser iguales? Al cabo de algunos años, cambie de empresa y entré en Master Fotógrafos,(lo grandioso del nombre no era acorde con la realidad).  No, no eramos maestros, aunque haciamos nuestro trabajo correctamente.  Lo bueno de esta empresa, que por entonces tenía la exclusiva de todos los Salones OMA de Madrid, era precisamente la libertad que teníamos los fotógrafos para improvisar en nuestros reportajes, aprendí y aprendí mucho, fuí feliz durante un tiempo, pero tuve un hijo y encontré otro trabajo mas formal, sin trabajar los fines de semana y en el que cobraba más.  Así que lo dejé, mi familia lo requería y por un tiempo, solo por un tiempo, perdí el contacto con la fotografía profesional.

 

Bueno, ahora estoy ya cansado de mirar hacia atrás así que sencillamente os pongo unas fotos y el próximo día os seguiré hablando de mí.

 

Leave a comment